Título
Legislación y Normativas

 

 

 

 

Gota

 

Conceptos Técnicos
Tratamientos --- Ósmosis inversa --- Ensayos de venta (2)

 

Comprobación de la salinidad del agua

Electroprecipitador

En la mayoría de los casos se utiliza un sistema eléctrico con cuatro electrodos; dos se introducen en el agua de aporte y los otros dos en el agua osmotizada.

Al conectar el equipo a la corriente eléctrica se produce un proceso de electrolisis y, en función de la salinidad del agua, el metal de uno de los electrodos se disuelve más o menos en el agua lo cual produce una coloración y un precipitado, que puede ser importante, pero que es consecuencia exclusiva del electrodo disuelto.

El agua osmotizada tiene una menor salinidad y conduce menos la corriente eléctrica, por ello es normal que el electrodo se disuelva menos en ella. Es importante destacar que la coloración que adquiere el agua es debida exclusivamente al electrodo que se disuelve, y no a la propia agua.

En algunos casos la medición de la salinidad del agua se efectúa directamente utilizando un conductivímetro; este equipo dispone de dos electrodos que se introducen en el agua e indica directamente en una pantalla el valor de su conductividad o salinidad.

 

Por último, en relación con la baja salinidad del agua osmotizada es importante destacar que ésta contiene, en general y como promedio, del 3 al 10 % de las sales que tenía en la entrada. La salinidad final en muchos casos en muy similar a aguas de red o minerales de baja mineralización y puede consumirse sin ningún problema.

Por otra parte también existen equipos con una válvula mezcladora que permiten mezclar el agua osmotizada con el agua sin tratar y ajustar la salinidad final al gusto deseado por el consumidor.

 

Anterior